La ventana

Luis Carlos Peris

Ante los pies más grandes de toda Sevilla

SOLDADESCA con guantes blancos, de gala, como procede ante una fecha como esa, con la guarnición a los pies de bronce de don Luis Daoiz, el tío con los pies más grandes de Sevilla por obra y gracia de Antonio Susillo. Y a los pies de bronce de aquel sevillano que se levantó en armas contra el invasor gabacho estaba una representación de lo poco que queda de la guarnición de Sevilla y una gran parte de esa Sevilla que no duda en colgar de los balcones la bandera de España. Lucía el sol de esta primavera rutilante en la vertical de la Gavidia y podía comprobarse que no era un 2 de Mayo más, poco que ver con la rutina de esas conmemoraciones anuales que hemos vivido desde la más tierna infancia. Era un 2 de Mayo diferente, era como una efeméride multiplicada, nada menos que la conmemoración de los dos siglos de un capítulo de nuestra historia que ni siquiera ahora tiene demostrada su eficacia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios