Cuaderno de dos rayas

El pijerío no descansa

ALGÚN día echará cuentas el centroderecha español acerca de las gansadas que su sector más pijo ha proferido sobre Andalucía y lo que le ha costado en términos electorales. No hay campaña en la que un capitoste del PP de la parte de arriba de España no ceda a la tentación de confundir al gobierno socialista andaluz con Andalucía y deje de suministrar munición gratis al PSOE, que en ese terreno del agravio y el victimismo se mueve a sus anchas. Ayer fue Ana Mato, número 3 del PP por Madrid (o sea, sólo detrás de Rajoy y Pizarro) la que vino en "ayuda" de Javier Arenas diciendo en una radio que los niños andaluces son prácticamente analfabetos, y ello porque Manuel Chaves los quiere así. ¡Será analfabeta (política)! Mientras más se esfuerza el Partido Popular andaluz en superar su imagen de heredero de la derechona más caciquil que ha maltratado a esta tierra durante siglos -precisamente la que mantuvo a niños y mayores en el analfabetismo y la miseria- y presentarse como lo que ideológicamente es, un partido conservador moderado, menos comprensibles son estas expresiones de soberbia ignorancia y desprecio aristocrático que algunos líderes nacionales del PP utilizan para referirse a nuestra comunidad. Cuando no es JC Aparicio es Mayor Oreja y cuando no es el pobrecito Pizarro es la aguerrida Ana Mato. El caso es molestar. La enseñanza andaluza está hecha unos zorros, sobre todo en secundaria. Pero niños analfabetos no quedan. Por meterse con Chaves le ha puesto una zancadilla a Arenas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios