La ciudad y los días

Carlos Colón

La píldora del fracaso

QUINIENTAS mil mujeres utilizan anualmente en España la píldora poscoital y 112.000 recurren al aborto; de ellas 6.000 son menores de 18 años y 500 menores de quince años. Dado que no es estadísticamente verosímil que en 612.000 casos fallen los anticonceptivos, cabe pensar que el descuido en la prevención es un grave problema de la sociedad española y el síntoma de un fracaso educativo. Su consecuencia es el brutal incremento de los embarazos no deseados, del consumo de esta píldora (más dañina y menos eficaz que la preventiva hormonal) y del aborto. El aborto libre y el acceso sin receta a la píldora poscoital, incluyendo en ambos casos a las menores de edad sin necesidad de consentimiento paterno, intentan solucionar tarde, mal y a un alto precio ético y personal -porque influye sobre la responsabilidad, los valores y la salud- ese fracaso educativo previo.

Por eso creo que estas medidas son profundamente reaccionarias, en el sentido que desde la izquierda se daba -y parece que ya no se da- a esta palabra: actuar brutalmente sobre los efectos sin modificar sus causas. Desde la izquierda se acusaba a la derecha de reprimir (socialmente, policialmente) los problemas sin transformar las condiciones estructurales, sociales, económicas o educativas que los creaban. Lo que se resumía en la recomendación de Víctor Hugo que tantas veces he citado: "educad la cabeza del hombre del pueblo y no tendréis que cortarla". Sobre la cuestión del aborto libre y la dispensación sin receta de la píldora poscoital se podría decir, aplicándolo a nuestro país: educad sexualmente y no obligaréis a abortar o tomar la píldora "del día después" para evitar embarazos no deseados; educad sexualmente y no convertiréis, como estáis haciendo, el aborto y la píldora poscoital en tardías, traumáticas o dañinas medidas anticonceptivas.

Es curioso que en esta cuestión se llame reaccionarios a quienes piden que se actúe sobre las causas para prevenir los efectos. Y que quienes actúan sobre los efectos haciendo poco por corregir las causas se tengan por progresistas. Si la Organización Mundial de la Salud dice que "toda mujer en edad reproductiva podría necesitar, en algún momento, anticoncepción de emergencia para evitar un embarazo no deseado", ¿es razonable que en España se den cada año 500.000 emergencias, ya que "anticonceptivo de emergencia" se llama a la píldora poscoital? ¿Y otras 112.000 que se resuelven por el traumático recurso al aborto? Muchas "emergencias" son.

Cuando se producen tantas es que algo falla. En este caso la educación, no sólo sexual, sino en valores y responsabilidades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios