Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Aquí te pillo...

Yaquí, ejem, te mato. Es la simple filosofía de Tienes un minuto, el Mujeres y hombres exprés que acaba de estrenar Cuatro. Si se monda con lo que Telecinco emite al mediodía, que para eso hay gente pa tó, con ese comadreo de ligues y facilidades pélvicas; en las tardes del círculo y medio (quién ha visto y quién está viendo a Cuatro) tienen un suplemento de greñas y pantalones a medio caer, a la hora del cafelito.

El descaro escéptico de Luján Argüelles sigue siendo lo mejor de cada uno de los programas que le endosan a esta rubia. En Tienes un minuto los maromos desfilan por una cinta, como en un restaurante japonés, y como aves tropicales de un documental de Attenborough tienen que embelesar a las féminas con sus artes y seducciones, atractivos que han sido más bien parcos y cutres en los dos primeros programas. Sobre todo los aspirantes a novietes enseñan epidermis y caradura, en diversa proporción, y aún echamos en falta un atracón de surrealismo que es lo que necesitaría este programa de encuentros amorosos y diodenales a salto de mata.

Entre niñatos y veinteañeros no es tan infrecuente este reto de desafiar al gustirrinín a primera vista, de retar al escarceo a la primera impresión y que madure la relación en la cita de una tarde (en reportajes posteriores). El espíritu de Tienes un minuto le vendría bien a las tardes de Juan y Medio. Los mayores son lo que menos tiempo tienen que perder en esto de sacar partido al corazón. A los maduretes de Canal Sur les vendría bien un repaso por la cinta, condensar así esa sección vespertina tan hastiada y reiterativa en el sopor de La Nuestra. Tienes un minuto es un formato idóneo para la autonómica, pero los clientes de Juan y Medio necesitan de mucho más tiempo para contar sus batallas y sinsabores, abrigados al bigote del almeriense. Ojalá las citas de Canal Sur fueran de un solo minuto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios