PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Las placas de los chinos

UNO de los cachondeos nacionales es el de las placas de vado para entrada y salida de vehículos desde garajes particulares. Si usted circula y busca aparcamiento por cualquier playa de nuestra área de influencia, además de toparse con dificultades mil para estacionar correctamente, verá infinidad de chalés con placas de vado permanente que, por su aspecto, tienen las trazas de ser una pamema no sustentada por el pago de su tasa. Y sólo en Sevilla capital se calcula que hay 9.000 vados ilegales.

El Ayuntamiento de Sevilla, cinco años después de reformarse para toda España el Código de Circulación con el fin de estipular una placa estandarizada en todos los municipios, promete ponerse al día a finales de este año. Cinco años en los que el actual gobierno municipal, por dejación de funciones hasta el pasado mes de mayo, ha favorecido la picaresca al no adaptar con presteza sus ordenanzas a la nueva normativa de rango superior, y ha recaudado menos dinero del que debiera por el derecho de preferencia para tener expedito un tramo de acerado. Lo propio de un ayuntamiento que se caracteriza por ser mal gestor. Su plan de reordenación del tráfico en el centro le obliga a cruzar este vado que quema. Y en esa tesitura, la delegada municipal de Hacienda, Nieves Hernández, le dice a los sevillanos que ya no podrán comprar las placas en los bazares chinos. Oiga, ¿por qué el Ayuntamiento no ha impedido la venta de esas placas por parte de los chinos? ¿Por qué no ha sancionado ejemplarmente a esos comercios? Doña Nieves lo dice como si la Corporación no tuviera poder y se limitara a comentar la vida sevillana como el que la ve pasar sentado en un velador.

Para que no sea un cuento chino el chequeo de las placas, es imprescindible la participación de la Policía Local, que, como ustedes ya saben, practica la huelga de bolis caídos para anotar infracciones. Los ciudadanos con vocación de escaquearse están de enhorabuena.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios