La ventana

Luis Carlos Peris

La plaga de buscarse la vida a gritos

ENTRE la iglesia y la parroquia, un inmejorable cahíz de tierra para el disfrute de la temperatura y de la tertulia con el necesario acompañamiento de una comanda muy agradable. Es entre la iglesia de San Andrés y la parroquia del mismo nombre, entre la morada de los Panaderos y la del fantástico misterio de Santa Marta. Plagada de veladores que no entorpecen como entorpecen otros muchos que en nuestra mente están y que se pone a reventar cuando los mercurios se avienen a razones y no hace el frío que hizo cuando la Feria. Lugar paradisíaco con arbolado y la vista magnífica de la cara sur de la parroquia, iluminada con gusto más la entrañable banda sonora de las campanadas que dan las horas. Bueno, pues ni tertulia ni leches, que todo se derrumba cuando llegan esos émulos de Camarón buscándose la vida a gritos con tanta honradez como inoportunidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios