Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Mucho poder poca autoridad

NO es lo mismo ser máximo dirigente de un partido que su líder. La diferencia es notable, como han comprobado tanto José Antonio Griñán como José Antonio Viera. Los máximos dirigentes del PSOE en Andalucía y en Sevilla tienen la potestad que sus cargos proporcionan, con poderes que han entrado en colisión. Pero ambos tienen escasa autoridad, por su forzada llegada a los puestos respectivos. En los dos casos por expreso deseo de Manuel Chaves, que abdicó en Griñán todos sus dominios en 2009 y decretó la defenestración de José Caballos en 2004, y su sustitución por Viera.

En el socialismo andaluz hay una batalla no sólo para elegir a los delegados al congreso del 3 de febrero, también hay quien aspira a estar en la Ejecutiva federal, a conseguir un buen lugar en las candidaturas del 25 de marzo, e incluso a controlar la situación tras la eventual derrota que pronostican todos los sondeos. Les resumo tres preguntas de la última encuesta, de Capdea esta semana: Qué partido cree que ganará, 67% PP y 17 PSOE. Quién quiere que gane, 36,5% PP y 25 PSOE. Y quién votará, 47% PP y 37,6 PSOE.

Administrar la pérdida de la Junta está en la cabeza de casi todos los protagonistas de esta pelea, que en Sevilla adquiere tintes dramáticos. El presidente provincial del partido ha insinuado que José Caballos es un muerto viviente. Una pedrada, aunque venga a cuento. En 2004, cuando el chavismo lo laminó, utilizando todo su peso institucional y orgánico ante alcaldes, concejales y dirigentes locales, Caballos dijo que tenía siete vidas como los gatos y que le quedaban cuatro.

Este veterano dirigente sigue siendo un referente y juega este pulso junto al hombre que lo liquidó, José Antonio Viera. Ya saben lo que dicen los británicos, la política hace extraños compañeros de cama. De hecho, Viera tiene tantos amigos circunstanciales que podría sumar una mayoría en el congreso de hoy. Su punto débil es que fue consejero de Trabajo, uno de los tres titulares de esa cartera con los que actuó el sin par Javier Guerrero, el generoso director general de los eres.

Griñán juega de tapadillo a favor de Chacón y Viera apuesta a las claras por Rubalcaba. La pelea se ha enconado y Griñán se ha colocado a la altura de Mourinho en la guerra abierta del socialismo sevillano. Para defender a su número dos, enfrentada a casi todas las tribus del PSOE de Sevilla, ha amenazado a Viera. Le ha dicho que se ponga de acuerdo con Susana Díaz en una lista de consenso, y si no lo hace será su problema. Lo mismo que el entrenador del Real Madrid, que amenazó a la prensa deportiva en vísperas del clásico para defender a Cristiano Ronaldo. Les dijo que quien se metiera con el delantero portugués tendría un problema. El mismo lenguaje. Por cierto, me temo que Mourinho también tenga mucho poder y poca autoridad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios