PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

El poder vive de alquiler

UNA de las mayores paradojas de la España actual es el fomento que se hace de la propiedad, como paradigma de vida individual o familiar, por parte de los poderes que predican con el ejemplo contrario, pues han vendido las sedes que construyeron y viven de alquiler en ellas. El Banco Santander lidera esa estrategia, al comprender que en una sociedad virtual, en la que el dinero no es papel sino contabilidad electrónica, el principal patrimonio no es el inmueble. Por eso ha vendido todos sus edificios emblemáticos (excepto la sede social), entre ellos los que tiene en Sevilla en la calle Tetuán y en la Avenida de la Constitución, donde seguirá operando durante 40 años. Se los ha quedado Zara, que manda en el Monopoly de la milla de oro sevillana. El mayor banco español también es inquilino de sus sucursales, tras venderlas al grupo británico Pearl. En total, el Santander recibe 4.000 millones de euros y le saca 1.400 millones de euros en plusvalías a dejar de ser propietario.

Otro ejemplo curioso de este desapego por la propiedad, precisamente por quienes tienen como principal activo el dinero que legalmente no es suyo sino de nuestra propiedad, lo vemos en el efecto dominó de la crisis de Colonial, cuyo principal accionista es el sevillano Luis Portillo. La Comisión Nacional del Mercado de Valores suspendió ayer su cotización bursátil, tras huir de la quema Alicia Koplowitz y otros consejeros. En ese contexto, La Caixa, que era hasta el verano de 2006 el accionista de referencia de la inmobiliaria, ha comprado en Barcelona la segunda torre donde tiene su sede central. En dicho inmueble de la Diagonal, La Caixa manejaba un imperio financiero y empresarial viviendo de alquiler, con 700 trabajadores y altos directivos allí ubicados. Le ha pagado a Colonial 107 millones de euros cuando más liquidez necesitaba, y lo ha decidido cuando menos se sabe quién va a acabar controlando lo que todo el mundo cree que es suyo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios