Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Más que posible es reconducir la situación

El Sevilla tiene en las citas de Vitoria, Madrid y Cornellá la posibilidad de cicatrizar las heridas

Resolvió el Sevilla, mal que bien, el trámite con el Cádiz y tiene ante sí unos muy sugerentes cuartos de final de Copa del Rey. La Copa es el torneo que más cerca de su mano debería tener el Sevilla si este Sevilla emitiese ciertas dosis de fiabilidad. No es eso lo que percibe su gente y de ahí el cargado ambiente que se respira hoy en Nervión, por lo que las protestas de la grada son de todo punto lógicas, como lógico los que están en la diana.

Quizá lo menos justo de cuantas protestas cayeron sobre los futbolistas en la noche del jueves fuese cómo se zahiere a un joven de la casa. Sergio Rico es en estos momentos la única representación que la feraz cantera sevillista tiene en el primer equipo. Bajo mínimos Jesús Navas y ya en Pamplona Borja Lasso, esa fábrica que tan brillantemente gestiona Pablo Blanco sólo es representada por el espigado guardameta y si se le coloca en la diana apaga y vámonos.

Cada día que pasa sube la efervescencia negativa en el Sevilla, lo que puede ser mortal en lo que debiera ser una empresa ilusionante, la de eliminar al odiado Atlético de Madrid y de Vitolo de la Copa del Rey. El hecho de tener las semifinales a la vuelta de la esquina debería ser argumento más que suficiente para apiñarse. Debe ayudar a ello que el equipo no vuelve a ir de local hasta la vuelta con el Atleti, dentro de semana y media, tiempo suficiente para cauterizar agravios.

Mañana en Vitoria, el miércoles en el Metropolitano y el sábado en Cornellá son tres posibilidades para que el Sevilla se haga perdonar. Misiones que no deben ser imposibles, sobre todo las ligueras, a fin de que cuando la tropa de Simeone comparezca en Nervión para el turno decisivo, las aguas hayan vuelto a su cauce. No puede decirse que el bombo copero haya sido amable con el Sevilla, pero también pudo ser peor, conque a apretarse los machos y a mirar al frente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios