PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El precio de la biblioteca

ES infrecuente en Sevilla que un grupo de ciudadanos esgrima sus derechos para situarse en pie de igualdad ante las instituciones, siempre prestas para imponer sus razones con los hechos consumados. Le confiere inusitado interés a la numantina resistencia de las asociaciones de vecinos que prefieren el Prado tal como está ahora y no como sede de la biblioteca central de la Universidad Hispalense. Lo que se dirime es la participación ciudadana para construir la ciudad. Donde se someta en plaza pública el derecho a acertar o equivocarse, siempre y cuando existan garantías de que se pueden apoyar las buenas ideas y enmendar las malas soluciones.

Si la disyuntiva fuera una justa (poética) entre árboles y libros, ofrezco a Monteseirín que se convierta en juez de paz con la siguiente idea: convirtamos los jardines del Prado (intactos o con el injerto de Zaha Hadid) en la Alejandría del book-crossing, ese fenómeno en boga que consiste en los libros que pasan de mano en mano a través de los espacios públicos. Ya hemos aprendido a compartir las bicicletas, estamos en disposición de dar otro salto histórico: rendir culto a los libros en un bosque animado en lugar de quemarlos en la pira inquisitorial. En Madrid tienen un Prado que es la milla de oro de los museos. Fagamos en Sevilla un Prado tal que nos tomen por locos porque hay tantas hojas de libros como de árboles. Homenaje a Baroja y a Borges.

Antonio Ramírez de Arellano, vicerrector de Infraestructuras, se ha puesto nervioso demasiado pronto. Alguien con su prestigio no debe jugarse como primera carta la amenaza a los vecinos de que ojito con judicializar el tema porque, de perderse los cuatro millones de subvención europea por hacer el edificio fuera de plazo, la Universidad les reclamará que los abonen ellos por daños y perjuicios. Si este es el magisterio de poder fáctico que la junta de gobierno de la Hispalense quiere impartirle a la ciudad desde sus cátedras, mejor que no den lecciones más allá de su foso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios