La ventana

Luis Carlos Peris

De una primavera extrañamente temprana

VERDE que te quiero verde, a vista de Airbus miras a los campos andaluces y no te crees que estemos aún en enero, todavía en invierno. Da la impresión desde las alturas y según cruzas la vertical de esa vega feraz que es la de Carmona que la primavera ha venido sin que nadie sepa cómo ha sido. En este invierno sin heladas y de noches de mercurios extraordinariamente benignos, la primavera ha estallado en esos campos que verdean tan tempranamente. Campos verdes, sí, pero charcas y cauces sin toda el agua que debieran y se te vienen a la mente riadas como aquella de Alcalá de los Panaderos y te preguntas qué fue de tanta agua como cayó en aquella noche de trombas en forma de largos cuchillos. Y eso en los campos, que en cualquier plaza de la ciudad está el azahar intentando romper y mandar a hacer puñetas esas naranjas que nadie recoge y que se caen abultadas y fofas, muertas en el árbol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios