Desde mi córner

Luis Carlos Peris

No procede ya lamerse heridas

En el errático y pésimamente dirigido Betis sólo cabe mirar un objetivo, las siete de la tarde por Pentecostés

DESCARTEMOS la maniobra de mirar hacia atrás y convengamos que ya no cabe lamerse las múltiples heridas sufridas para mirar únicamente a esas siete en todos los relojes de la tarde heliopolitana. Ni siquiera cabe anatematizar al Barcelona por lo que perpetró el sábado o al Madrid por lo que pueda hacer el domingo, ni siquiera eso. No cabe meterse en cuentas porque la historia es bien clara y dice que cuando el Betis se mete en cuentas ajenas, la mayoría de las veces salió cruz. Tampoco acordarse de la estupidez que permitió el gol de Luque o desaplicaciones como aquellas de Mallorca o San Mamés y tantas caseras.

La jornada dejó todo claro y fue como una especie de aperitivo para lo que puede ser el Domingo de Pentecostés así que den las siete en todos los relojes, los que marquen las horas en tres campos más, los de Heliópolis y los que en las marismas lleven buenas o malas noticias a la aldea rociera. Un Domingo de Pentecostés más, como aquel del 88 en que el Betis cantó bingo en el Insular, otro Rocío más lleno de inquietudes a causa de la mala cabeza que reina en el Betis, tanto la del omnímodo y emboscado dirigente como las de técnicos y jugadores. Demasiados yerros durante demasiado tiempo, pero hay que mirar adelante, a ese Betis-Valladolid en Pentecostés.

No hay que pensar en que vaya a confirmarse la catástrofe que veníamos anunciando desde tiempo inmemorial. Sólo hay que mirar a lo que puede remediar las cosas y como ganando ya pueden cantar misa los restantes implicados, pues por ahí los tiros, ése el único objetivo de este Betis errático, horriblemente dirigido y que sólo funciona en cada cambio de entrenador. ¿O no recuerda usted, lector, cuando desde aquí recomendábamos como única terapia cambiar de entrenador cada quince días? Los polvos de una trayectoria sin pies ni cabeza han traído estos lodos, este enlodado Domingo de Pentecostés para el Betis, para el todavía Real Betis Balompié.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios