el dossier La política urbanística en Sevilla la noria

C. M. / SEVILLA

El proyecto de la firma deportiva colisionaba con la normativa del PGOU

El PP, que está tramitando una recalificación a la carta en la antigua comisaría del centro, no ha querido hacer lo mismo con Decathlon

El complejo comercial que Decathlon quería construir junto al Estadio Olímpico presentaba los mismos problemas urbanísticos que la recalificación de la comisaría de la Gavidia. E incluso algunos más. Desde el punto de vista de la propiedad del terreno -pública- la iniciativa de la empresa de venta de productos deportivos no requería cambio normativo alguno. Se asentaba sobre un suelo, propiedad del Estadio Olímpico, alquilado gracias a una concesión administrativa. En la Gavidia, en cambio, el Ayuntamiento está tramitando la modificación de la titularidad de la antigua comisaría para poder venderla, en lugar de alquilarla. Más diferencias: en la Cartuja se completaban los usos deportivos; en el casco histórico, en cambio, se pierde una dotación pública.

En segundo lugar está el problema de los usos. En la Gavidia el PGOU establece que en una parcela calificada como equipamiento los usos secundarios -aquellos que deben completar pero no sustituir al uso principal, que siempre es dotacional- no deben pasar del 20% de la edificabilidad total asignada. Como el Ayuntamiento quiere vender al mejor postor este solar ha forzado un cambio urbanístico integral para salvar dicho obstáculo y que toda la edificabilidad de los terrenos de la Gavidia pueda ser comercial. Decathlon, según la normativa del PGOU, podía situar hasta un 30% de usos comerciales (por tratarse de un equipamiento deportivo) junto a las instalaciones dotacionales. Diez puntos más de edificabilidad lucrativa sin alterar el PGOU.

El gran problema del proyecto de Decathlon era su intención de tratar parte del edificio como una gran área de venta con un único operador. El PGOU no permite este tipo de complejos en las zonas comerciales anexas a los equipamientos. Por tanto, había que cambiar el PGOU -algo que sólo es posible si se hace para todos los propietarios- o buscar un modelo de explotación distinto. Las dos opciones podían negociarse con el Ayuntamiento. Pero el PP no accedió. En la Gavidia, en cambio, lo ha hecho a pesar de que los problemas son mayores porque, además de colisionar con la norma general -no se permiten grandes centros comerciales en un equipamiento- al estar dentro del casco histórico su viabilidad es imposible, ya que se trata de una zona urbana donde se potencia el comercio de baja intensidad. Aún así, el Consistorio ha iniciado la modificación del Plan General obviando otro obstáculo que Decathlon no tenía: la antigua comisaría es un edificio protegido -uno de los primeros ejemplos de arquitectura racionalista en Sevilla- y no puede ser derribado. En la Cartuja este problema ni se planteaba: el Decathlon se construía de nueva planta sobre un solar vacío.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios