Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Con las pruebas llegan las dudas

Ojalá la pobre imagen de la selección en Huelva y Santander sirva para ir a la Eurocopa con la patita enharinada

CUANDO acaba de cerrarse el laboratorio al público, cuando el tiempo de probeta y ensayos de cara a la gente ha finalizado, resulta que las dudas no han hecho otra cosa que crecer de forma desmesurada. Demasiadas las dudas que inspira el equipo nacional cuando la cita el Tivoli Stadion con los rusos se fía a cuatro días vista y demasiado el bajón que ha dado el crédito que le habíamos abierto a la tropa de Luis Aragonés. Dicen que los gitanos no quieren un buen principio en sus descendientes, pero ello no conlleva que sirva para esto de embocar la Eurocopa con un mínimo de garantías y una autoestima considerable.

Da la impresión de que aquella fluidez que el equipo mostró en el demarrage clasificatorio sufre actualmente un ataque de colesterol que la ha espesado. Siempre nos quedará Xavi, eso está claro, algún día se habrá recuperado Iniesta y se reintegrará Fábregas a esa filosofía jugona que tan bien nos vino cuando peor pintaba nuestro futuro en la liguilla que daba opción a un puesto en la Eurocopa. Debemos ser optimistas aunque el equipo no ayude gran cosa en estos momentos. Debemos entregarnos al ritual nuestro de cada dos años para que la realidad suceda gozosamente al sueño bienal, pero también hay que pedirle al equipo que ponga de su parte un poquito más.

Huelva y Santander, Perú y Estados Unidos, han sido dos ensayos que no han esclarecido grandes cosas. Es más, ante dos selecciones tan medianas como los incas y los yanquis, el equipo español ha estado a la deriva en más momentos de los deseables. Bueno, estar a la deriva no es deseable en ningún momento, pero yo sé lo que quiero decir y, espero, que usted también. Si esas pruebas tan sosas sirven para ir a Innsbruck y Salzburgo con la patita embadurnada, si de esa forma cogemos con la guardia baja a nuestros rivales, miel sobre hojuelas. No obstante, me temo que nada de esto obedece a un plan de esa guisa, sino que el equipo anda desajustado y tal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios