La ventana

Luis Carlos Peris

La rama que mejora al árbol

SOPLABA iracundo ese solano que en el lugar de autos atiende por levante, sonaba estremecedor Suspiros de España y bordaba el toreo Josemari Manzanares, un alicantino genéticamente trianero. Ocurría como en una solemne sabatina en la plaza de toros de El Puerto ante una concurrencia rica en sevillanos que habían ido a ver toreros de su gusto. Se presagiaba tarde de arte de la margen derecha del Betis, pero rompió en la apoteosis del hijo de un padre al que quisimos mucho en la Maestranza. De un hijo que ya ha demostrado algo indiscutible, que peor que su padre no es, qué va a ser. Por lo pronto, el hijo practica una tarde sí y otra también algo que se le resistía al padre, ligar muletazos que sólo pueden tener el remate de algo que sí hacía el padre tan bien como él, el pase de pecho verdadero, ese que acaba por la hombrera contraria. Bendita la rama que al tronco sale, sobre todo si la rama supera al propio árbol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios