Desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿Hay recambio para Alves?

El Sevilla nunca se debilitó tras los grandes traspasos, pero el bahiano no se trata de un simple futbolista

AUNQUE hasta el rabo todo es toro y mientras hay flecos no se puede elevar a definitivo fichaje alguno, el perraje que puede recaudar el Sevilla con el traspaso de Alves es una maravilla para el tesorero y una indecencia para cualquier espectador de esta comedia que es la vida. Un magnífico negocio más del Sevilla de José María del Nido el que sería el traspaso del bahiano al Barça, otro más después de los muchos y jugosos realizados desde la marcha de Reyes al Arsenal. Operaciones tan sustanciosas que hasta resultó realidad aquello de que la deuda sevillista, Del Nido dixit, era simple y llanamente calderilla.

Casi seis mil millones por un defensa es una barbaridad, podrá decirse, pero es que Alves no es sólo un defensa. Alves es un futbolista orquesta que partiendo desde el flanco diestro de la retaguardia puede muy bien dejarse ver por el flanco siniestro del ataque. Más que un futbolista milagro como Kanoute, capacitado para convertir pedradas en goles, Alves es un futbolista total con la resistencia de un etíope, el fútbol de un brasileño y la picardía de un argentino. Lo mismo te lleva a remolque al triunfo de cinco títulos que carga de personales al rival de turno con la pericia de un pandillero que se hizo futbolista en la calle. En su debe, que también se carga de tarjetas.

Seis mil millones de pesetas, treinta veces lo que costó, un dineral que deberá servir para hacer más grande al Sevilla... siempre y cuando fiche como cuando en tesorería había telarañas y no fajos de billetes. La ausencia de Alves sería inquietante si no fuese porque también lo parecían las de Reyes, Baptista y Sergio. Cuando aquellas no sólo no se notaron sino que el Sevilla era cada día mejor. Luego llegaron otras adquisiciones no tan acertadas, de ahí que ahora, cuando Alves tiene un pie, o los dos, en Canaletas, renazca aquella inquietud que nace del desconocimiento de si lo que venga estará en consonancia con el que se va, con un futbolista orquesta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios