El catalejo

No recoge el guante

LOS debates son una sana costumbre en los países de mayor tradición democrática que el nuestro, ya que aquí, salvo en contadísimas ocasiones (cuando lo exige el guión de las campañas electorales), los políticos se dedican a dispararse desde sus respectivas trincheras por miedo a entrar en el cuerpo a cuerpo. Parecía que esta dinámica se iba a romper después de que Torrijos retara a Zoido a un cara a cara en cualquier televisión local paraver quién decía la verdad sobre la polémica de las subvenciones a Nicaragua y otros países del Caribe. Zoido ha dicho nones, que él no debate con Torrijos porque sólo quiere verse las caras con Monteseirín. Su estrategia consiste golpear políticamente al alcalde en el trasero de Torrijos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios