Editorial

Los recortes de Obras Públicas en Sevilla

LA decisión de la consejera de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, de ajustar a la baja las partidas de inversión de su departamento va a tener una fuerte incidencia sobre algunos de los proyectos estratégicos de la provincia de Sevilla. El recorte, cuyo valor global es 849 millones de euros, afectará en Sevilla a nueve de las grandes iniciativas relacionadas con el transporte público, la red viaria de carreteras y las infraestructuras ferroviarias. Sevilla es, además, la provincia más perjudicada por el tijeretazo autonómico, que se suma al reciente anuncio del Ministerio de Fomento de ralentizar hasta en cuatro años los tramos actualmente en obras de la SE-40 -la nueva ronda exterior- y dejar en barbecho los proyectos de construcción del arco Noroeste de esta importante circunvalación. A la espera de ver cómo resuelve Fomento los túneles del arco Sur de la SE-40, el plan autonómico de austeridad en materia de Obras Públicas quiebra la apuesta política de la Junta de Andalucía por el transporte público. Los proyectos que salen tocados de la nueva coyuntura son todos los tranvías metropolitanos -dos tramos de la prolongación de la red de Metro hacia Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y la comarca del Aljarafe-, el viaducto del nuevo Acceso Norte (La Rinconada y la comarca de La Vega) y, sobre todo, la conexión a través del eje ferroviario transversal de Andalucía de la estación de Santa Justa con el aeropuerto a través de una lanzadera AVE. Todos estos proyectos serán retrasados y, probablemente, su ejecución implique importantes ajustes en términos de calidad y presupuesto. Con independencia del impacto que la decisión tendrá en términos de empleo -a menos proyectos, menos opciones de reducir el paro- conviene llamar la atención sobre la repercusión territorial de la medida. Hay que recordar que los planes urbanísticos de crecimiento -residencial y económico- de muchos municipios metropolitanos están vinculados a estas infraestructuras cuya ejecución se demora. Sin ellas sencillamente no podrán desarrollarse en tiempo y forma. El problema es que son las únicas alternativas propias con las que cuenta la provincia para tratar de reactivar la economía.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios