La ventana

Luis Carlos Peris

Los recortes llegan al albero

LÓGICAMENTE, la empresa que rige los destinos de la plaza tiene pensado reducir los festejos de la próxima feria taurina. Los tiempos son los que son y no reconocerlo sería una manera de atropellar la razón, una más de las muchas que se siguen produciendo. Y atropellar la razón es programar un ciclo ferial como si no hubiera pasado nada, como si los seis millones de parados fuese la invención de una mente calenturienta. Afortunadamente para los aficionados, la corrida de toros sigue vigente y si, de paso, se logra que se den pocas pero buenas, algo que se irá ganando. Claro que convendría que así como el empresario recorta, esos recortes también vengan de la otra parte de la contratación. Con buena voluntad por todos los que se sientan en la mesa de negociaciones, la corrida de toros seguirá subsistiendo. Creyendo que los perros se siguen atando con longanizas, a esto le quedan dos telediarios; o a lo sumo, tres.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios