editorial

Una reforma para la recuperación

CINCUENTA y un días después de que Mariano Rajoy tomase posesión como presidente, su Gobierno aprobó ayer la reforma del mercado de trabajo que prometió acometer para lograr en primer término frenar la sangría de paro -el problema que más preocupa a los españoles- y, en segundo, recuperar el crecimiento del empleo. El Gobierno reconoce que la reforma laboral es una condición necesaria para lograr la reactivación económica. Ciertamente, la reforma es necesaria y es plausible la diligencia del Ejecutivo, que, tras dar un plazo breve pero suficiente a los agentes sociales para que pactaran, ha asumido su responsabilidad para el objetivo de crear empleo "estable" y "de calidad". En cualquier caso, no hay que esperar, como ya se ha encargado de advertir el presidente del Gobierno, que las medidas aprobadas ayer vayan a suponer una inmediata reducción del paro. Quizás, todo lo contrario. Pero lo que sí queda claro es que la nueva ordenación del mercado de trabajo facilitará a medio plazo, y en un escenario de recuperación, que los empresarios puedan contratar con mayor facilidad. A este propósito se dirigen medidas como la reducción del coste del despido improcedente desde los actuales 45 días por año trabajado a los 33, que se aplicarán a todos los empleados, nuevos o no, a partir de la entrada en vigor de la reforma, o la flexibilidad adoptada para el despido procedente, que permitirá a los empresarios reducir plantillas con 20 días por año trabajado cuando haya causas objetivas. También cabe destacar los cambios introducidos en la negociación colectiva y la eliminación de la autorización administrativa para los ERE. Si el conjunto de medidas aprobadas ayer son suficientes o se requiere un tratamiento más en profundidad, como parece lo más probable, es algo que se verá cuando la reforma tenga un tiempo de rodaje. Lo que sí queda evidenciado es que el marco laboral existente hasta ahora, heredado en parte del paternalismo franquista, era una rémora insoportable y un freno para buscar salidas efectivas a la durísima crisis que nos ha tocado padecer.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios