PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Ya no somos reformistas

LA decadencia colectiva que vivimos como sociedad española tiene uno de sus focos en la falta de espíritu reformista. Recuerden, frente al inmovilismo, el dilema entre la opción de la ruptura o de la reforma para pasaportar el franquismo a los arcanos de la Historia y comenzar una nueva era. De aquel cúmulo de ansiedades, ideas y esfuerzos España fue capaz de reinventarse mejor que nunca, a pesar del cúmulo de contradicciones, remordimientos, agravios y losas biográficas de las que nadie estaba exento. Todos cedimos y todos salimos ganando pasando por el aro de la Constitución de 1978, cordón sanitario que filtró el poso de impurezas carpetovetónicas. Pero toda sociedad genera en treinta años deformaciones de su espíritu primigenio y adquiere vicios que la van encadenando a tener de nuevo miedos al cambio y a ser conservadora en el peor sentido del término. A ser conservadores de su parcela personal de poder y preferir lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Si hoy, y ante la decepcionante España de hoy, irrumpieran en plena forma personajes como Joaquín Ruiz-Giménez, Elías Díaz, Gregorio Peces Barba, Mariano Aguilar Navarro y tantos otros que participaron en mayor o menor medida en iniciativas como Cuadernos para el Diálogo para desmontar la impostura de la España franquista y abrir las mentes a la Europa de la libertad, la justicia y el progreso, los profesionales de la política que sólo consiste en trepar y ganar elecciones les tildarían de antisistema y harían todo lo posible por minimizar la repercusión de sus ideas e iniciativas.

El espíritu reformista es algo que nos atañe a todos, y no sólo a los políticos. Y no puede reducirse a ser una etiqueta electoral tipo Operación Roca. La crisis financiera del capitalismo ha desnudado aún más la falta de ideas y propuestas de los presuntos liberales, de los presuntos socialdemócratas y de los presuntos revolucionarios. Esa desertización está favoreciendo el triunfo de la mediocridad y el encanallamiento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios