La ventana

De / Luis / Carlos / Peris

El reglamento está para aplicárselo al enemigo

EFECTIVAMENTE se confirma una vez más que los reglamentos están hechos para su más rigurosa aplicación cuando ésta ha de hacerse con la persona ajena a la obra. Elocuente el viejo dicho que al amigo se le da el culo y al enemigo por el culo. Es una simple ingeniería sintáctica, sólo cuestión de insertar una preposición para que el sentido del aserto sea diametralmente opuesto. El por aplicado en su justo punto hace que lo que no sirve para una sí lo sea para otro, que lo que no procede con María del Mar Sánchez sí lo sea para Francisco Manuel Silva, Lolo para amigos, demás parientes y afectos. Puede éste dar clases en la Olavide y no puede María del Mar ejercer su oficio de documentalista en Canal Sur. Ambos son concejales, pero Lolo es amigo y María del Mar no, he ahí la cuestión. Sí es cierto que para uno el Ayuntamiento es la principal fuente de ingresos y para la otra no; ¿lo dudaba alguien?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios