en abierto

Francisco José Ortega

El respeto al profesional

EL fútbol está repleto de códigos, unos más acertados que otros, y uno de ellos establece que un entrenador recién llegado debe otorgarle su sitio a los futbolistas de la primera plantilla, los llamados profesionales con tono de respeto sin tener en cuenta que los profesionales, quienes cobran, se dividen entre buenos y malos, en detrimento de quienes despuntan en el filial. Y Manzano, siempre tan correcto, no fue una excepción en este sentido y le ha dado su sitio a quienes partían este curso con ficha federativa del primer equipo.

La pregunta es hasta cuándo, hasta qué momento se acaba esa consideración con el profesional y se tiene en cuenta que tal vez la mejor manera de faltarle el respeto al resto de los integrantes de un grupo de futbolistas es con el empecinamiento en alinear a un jugador que no está en las mejores condiciones. Sin entrar en los tests físicos individuales, tampoco en el afán que pueda poner cada cual en el trabajo diario en la ciudad deportiva de la carretera de Utrera, la media hora desarrollada por Romaric en el Iberostar Estadi dejó en evidencia el error de Manzano al darle la titularidad al marfileño, pues viendo el nivel que desarrolla Luis Alberto con el Sevilla Atlético, la falta de respeto hacia el resto de quienes defienden al escudo de la entidad nervionense es no darle la oportunidad que merece.

Hacía falta un mediapunta por la lesión de Kanoute y el del filial acumula 15 tantos con el golazo de ayer. No es cuestión de precipitar las cosas, tampoco de conducir al joven al desolladero, ni siquiera de crear más expectivas de las necesarias sobre quien está aún en formación, pero viendo el trote cansino de Romaric, que levante la mano quien piense que Luis Alberto lo hubiera hecho aún peor... Dios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios