Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

El revés

LOS liderazgos deslumbran, y a veces brillan tanto que los médicos advierten del riesgo de caer en una ceguera pasajera que sólo se cura cuando la realidad revienta sobre los ojos. Susana Díaz recoge a un partido que está hecho unos zorros; es cierto que goza de mejor salud que su organización a nivel federal, pero la comparación apenas alivia si se considera que la rosa sólo gobierna en Asturias, Toledo, Zaragoza y Vigo. A diferencia del PP andaluz, cuentan con un líder y con el Gobierno de la Junta, pero su presencia institucional en Andalucía es la más pobre que nunca haya tenido desde los primeros años de la Transición. No es por aguarle la fiesta granadina, pero desde que Susana puso sus pies en el hotel Ritz andan con las endorfinas tan elevadas que se les está nublando el nervio óptico. Vale, es humano, donde antes había división hoy hay unanimidad, y la elección de Micaela Navarro como presidenta del PSOE demuestra además la inteligencia política de su líder.

Pero sí, Susana Díaz recoge a un partido hecho unos zorros. Al menos desde el año 1995, si no antes, el PSOE ha sido incapaz de recuperar el terreno perdido en las grandes y medianas ciudades, que son las que componen Andalucía. Sólo en Sevilla, con el denostado Monteseirín, demostró que tiene una alternativa progresista para las grandes ciudades, y aunque los escándalos de corrupción y algún monumento al feísmo como las setas estén soterrando el tranvía, el metro y el carril bici, la tiesura de proyecto de Zoido, por dinero o por ideas, hace más relevante el cambio del último regidor socialista.

En Cádiz, no es que el PSOE perdiese sus mayores ciudades, es que en Jerez y en la capital ni están ni se les espera por muchos años porque hasta se desconoce quiénes son, mientras que su secretaria general dejó la Alcaldía de Sanlúcar para dedicarse con mayor ahínco a un puesto orgánico perfectamente compatible. En Málaga, hay que recurrir a Villanueva del Trabuco para encontrar su municipio símbolo. En Córdoba, reina la irrelevancia, aunque les podría salvar un pacto en las municipales si IU no se desgasta más y Sandokán no se presenta. Almería quedó arrasada por los arañazos de los gatos en la barriga. Sólo en Jaén y en Sevilla mantienen el tipo. Y el Gobierno andaluz, la clave de bóveda que sostiene al PSOE, parece que se compone por Susana Díaz, sus consejeros de IU y Jimémez Barrios, que remata de vez en cuando. Sí, están mucho mejor que hace cuatro meses, pero la euforia ciega. A veces.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios