La ventana

Luis Carlos Peris

Un rito de diversión y superstición

SEGURO que cuando estas gacetas lleguen a sus manos, en esas playas y en esos parques de España quedarán arriados tras la noche más corta del año. La más corta, pero también la más intensa y mágica, esa noche de San Juan en la que el fuego y el agua conforman los elementos indispensables de la fiesta. La diversión se une a la superstición y pasar sobre el fuego o saltar sobre las olas mientras se piden los deseos más deseados o se asegura salud para todo el año según los más fervientes seguidores y creyentes de los efectos de esta noche tan llena de magia. Aunque en la zona mediterránea esté posiblemente el epicentro de esta noche única, raro es el rincón de nuestra piel de toro que permanece al margen de esta sinfonía que tanta rienda suelta da a los sentidos. Habrá sido la noche más corta según el reloj, pero qué decir de la intensidad y de sus efectos colaterales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios