La ciudad y los días

carlos / colón

Todos roban

DESAYUNO del lunes. Primer plato. La Guardia Civil detiene a nueve personas por presuntas irregularidades en la contratación de las obras del AVE Madrid-Barcelona. Entre los detenidos hay empresarios y funcionarios del ente público Adif, cuyas oficinas fueron registradas, que habrían inflado facturas y realizado pagos por trabajos nunca realizados por valor de seis millones de euros. Al ser preguntado por esta cuestión José Blanco, ex ministro de Fomento, se limitó a señalar a Magdalena Álvarez, ya que las certificaciones son de 2008 y él entró en el ministerio en 2009. Vale.

Segundo plato. La Junta de Castilla-La Mancha adjudicó presuntamente contratos públicos inflados a una empresa que luego, con el dinero "sobrante", organizó "gratis" actos y campañas electorales del PSOE.

Un desayuno inglés, abundante y bien surtido, no continental ni mucho menos mediterráneo. Nada de tostadas o croissants, café y zumo de naranja. Menos aún de aceite de oliva, tomate de Los Palacios y jamón de Jabugo. Por el contrario, huevos revueltos de escándalos, beicon de empresarios sinvergüenzas y mucha manteca para untar a políticos y funcionarios. Una dieta insana para la vida política española que le está atascando las arterias a los partidos mayoritarios y produciéndole obesidad mórbida a nuestra democracia.

Porque estos dos escándalos con los que nos desayunamos el lunes se suman a los tantos ya conocidos. ¿Cuántos millones de euros se han robado en España en los últimos nueve años? Desde Gürtel o Nóos al AVE Madrid-Barcelona o los contratos de Castilla-La Mancha, pasando por los ERE, Bárcenas o los cursos de formación, ¿puede alguien cuantificar la exacta cantidad de millones de euros que han pasado del erario público a las cuentas privadas o se han ganado fraudulentamente desde que en 2006 se inició el tsunami de la corrupción con el caso Malaya?

Miembros de la Familia Real y camareros alcaldes, empresarios y sindicalistas, políticos y banqueros, conservadores y progresistas, españolistas y nacionalistas, ricos que quieren serlo más y pobres que quieren dejar de serlo para asar vacas con billetes… La danza de la corrupción a todos iguala. ¿Recuerdan al popular director Gérard Oury que tanto éxito tuvo con La gran juerga o Las locas aventuras del Rabbi Jacob? Pues una de sus comedias serviría para titular la película sobre la España de entre 2006 y 2014: "Aquí todos roban".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios