PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La rumba de Carla Bruni

SI Carla Bruni fuese gitana, otro gallo nos cantaría (por bulerías) en Europa. Sarkozy montaría un festival de música étnica en las Tullerías, la primera dama del Elíseo se marcaría una rumba con Peret y con los Gipsy Kings, le impondrían la Legión de Honor a Juan Peña El Lebrijano, y en todos los colegios galos se estudiaría a Django Reinhardt (1910-1953), el guitarrista de jazz. Creció en un campamento gitano en las afueras de París y representó a la música que evocaba lo francés. El señor presidente de los zapatos con plataforma está de los nervios desde que su Bruni actuó en París para Woody Allen en su próxima película. Cómo ha osado no elegirle a él, que prepara la mayor de sus sobreactuaciones.

En el grupo D de clasificación para la Eurocopa 2012 de fútbol han coincidido Francia y Rumanía, y juegan el próximo 8 de octubre en el Estadio de Saint Denis, en la periferia parisina, donde realojaron en un terreno municipal a más de 100 gitanos rumanos amenazados de expulsión en aviones fletados rumbo a Bucarest. Tuvieron más suerte que otros compatriotas sin papeles... y sin delitos, devueltos a la tierra de cuya miseria huyeron. Sarkozy será el anfitrión perfecto en el partido, recordará sus orígenes húngaros, presumirá de la fama de Francia como fraternal tierra de acogida, y bromeará cuando le recuerden Evasión o victoria. Árbitro, prohibido expulsar rumanos. Aunque sólo sea durante 90 minutos. Ya nos dedicaremos después al disputado voto del señor payo.

En Sevilla, la Bienal de Flamenco y el Festival Territorios aguardan al resultado de las próximas elecciones para calibrar si es o no políticamente correcto incluir la música de gitanos rumanos, con grupos como la Fanfare Ciocarlia, Taraf de Haïdouks y la Mahala Raï Banda. Ricardo Iniesta enseñará en su Teatro TNT a los gitanos del Vacie cómo interpretar el Tartufo de Molière. Pero nadie plantea en escena el siguiente drama: quienes menos quieren convivir con los gitanos rumanos son los demás rumanos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios