La crónica económica

Alberto Laborda

¿De dónde saco el dinero?

EN el mundo anglosajón se suele decir, más en broma que en serio, que para crear una empresa hay que contar con nuestro dinero y con las tres f: family, friends & fools, lo que se podría traducir como: la familia, los amigos y los "engañados". Familia y amigos son las personas a las que de entrada podríamos pedir apoyo aportando algo de dinero. Hay que tener mucho cuidado con el momento en que se les pide dinero y cómo se devuelve. Todos conocemos familias que han acabado en no muy buenas relaciones por apoyar un proyecto empresarial de nietos o sobrinos. Una vez que hemos convencido, o comprometido, a familia y amigos hay que buscar a quién "engañar". En definitiva, buscar a alguien que confíe en nuestro proyecto y esté dispuesto a aportar dinero para llevarlo a cabo.

Una fuente de financiación que junto a las subvenciones del sector público ésta teniendo cada vez más auge son las entidades de capital riesgo. Sin entrar en profundidades, podemos definirlas como instituciones especializadas en invertir en el capital de otras compañías. Las inversiones de capital riesgo tienen una serie de características: son temporales, entre tres y cinco años, minoritarias en el capital de la empresa, en sectores no relacionados con los ámbitos financieros o inmobiliarios y en empresas no cotizadas. Las entidades de capital riesgo buscan sectores pujantes e innovadores de los que se espera un crecimiento superior a la media. La idea es aportar dinero y en su caso asesoramiento sin intervenir en la gestión directa de la empresa. Una vez que ha alcanzado el nivel de desarrollo adecuado la entidad de capital riesgo se retira y materializa los rendimientos obtenidos. No quiero aburrir con cifras, sólo comentar que el volumen que invirtieron las entidades de capital riesgo españolas en 2007 se elevó a 4.300 millones de euros en casi 800 empresas; y desde 1986, se han invertido más de 22.000 millones en 4.600 compañías.

Juan Roig, el dueño de Mercadona, ha creado un fondo de capital riesgo, dotado inicialmente con 17 millones de euros, con el que quiere financiar a emprendedores. Una buena idea y un mercado suficientemente grande para crecer son las premisas básicas para que este fondo financie un proyecto. Angels Capital prevé apoyar de 15 a 25 proyectos con inversiones de entre 150.000 y un millón de euros.

Mercadona es una de las empresas españolas mejor valoradas por sus actividades relacionadas con la responsabilidad social corporativa. Procura que sus trabajadores no tarden más de 15 minutos de casa al centro de trabajo, proporciona guarderías en los centros logísticos, permisos especiales a embarazadas, seguros de vida y muchas cosas más. Angels Capital, al que Roig aporta 15 millones de su patrimonio personal, continúa en esta línea. El propio Roig sufrió personalmente lo difícil que puede ser obtener financiación para un proyecto innovador. Su idea de una gran cadena de supermercados con precios muy competitivos, cuidado servicio al cliente, una marca propia -Hacendado- de buena calidad y que mime a sus empleados, no fue comprendida. Afortunadamente, sacó adelante su proyecto con la ayuda de una caja de ahorros y ahora es uno de los referentes de la distribución en España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios