Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

La sacristía

PEDRO Sánchez maneja los tiempos como si fuera el Guadiana, ahora ha entrado en modo off, como si la formación del Gobierno no fuese ni con él ni con su partido. El deshielo que Mariano Rajoy ha decretado con los independentistas le ha llegado como una liberación: que el PP se las entienda con Convergència, ERC y el PNV, y que libre al PSOE del peso de la responsabilidad. En todo esto hay algo de venganza, Pedro Sánchez intentó formar Gobierno con Podemos y los independentistas, pero los suyos se lo impidieron: tampoco hubiese sido posible, ni deseable, porque el plan de Pablo Iglesias pasaba por la repetición de las elecciones. Pero hay en la mirada de Sánchez un tanto de vendetta a Rajoy, sufre como yo sufrí, a ver cómo logras equilibrar la balanza entre Ciudadanos y los separatistas.

La venganza es cosa humana, en pequeñas dosis es placentera pero si se prolonga y se convierte en el modo de vida, es nefasta para todos. Un grupo de intelectuales y ex ministros, entre los que se encuentran Javier Solana, Joaquín Almunia y José María Maravall, es decir, el vino de la sacristía del PSOE, ha suscrito un manifiesto a favor de dotar a España de un Gobierno estable con una amplia mayoría parlamentaria y en contra de desterrar la idea de unas terceras elecciones. Es un empujoncito más al PSOE -también a Ciudadanos- para que facilite la investidura de Rajoy. A estas opiniones hay que sumar las de Felipe González y Alfonso Guerra, todas favorables a facilitar ya ese Ejecutivo y pasar a la acción.

Sin embargo, en el PSOE nadie desea asumir ahora liderazgos, y menos, y aunque resulte paradójico, su secretario general. Sánchez quiere volver a presentarse ante sus militantes de cara al próximo congreso federal, y ni él ni ningún otro quiere asumir el coste de ser señalado como el amigo de Rajoy. Y esto es lo que ocurre en el partido de los socialistas, que sólo se comprometen quienes no se juegan nada en la vida orgánica, los viejos amontillados que reposan en esa sacristía. Pero esta ausencia de liderazgo no es exclusiva del PSOE, lo que se practica ahora es eso, el antiliderazgo, y Mariano Rajoy es el paradigma de ello, la demora como compañera de viaje y la ausencia de riesgo es el mejor modo de no caerse, que como nos comentó el presidente, es lo importante. ¿Consultas? Mejor la siguiente semana, el Rey sabe como los Solana, Almunia y Maravall que ya llegamos tarde, pero él también es víctima y participa de la demora.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios