El parqué

Pablo Cumella

Más sangre

EL Íbex 35 sumó ayer su cuarta jornada seguida de fuertes caídas, al cerrar con un descenso del 2,93%, que lo situó en la cota de los 9.352,6 puntos, con lo que el selectivo acumula un descenso del 10,86% en lo que va de semana y el retroceso anual alcanza ya el 21,16%. El selectivo logró vencer los números rojos durante algunos momentos de la sesión, impulsado por la fuerte demanda que ha tenido la emisión de bonos del Tesoro Público pese a que su colocación ha sido más cara que hace un año, pero la confianza de los inversores todavía es débil.

Al miedo que se instaló en el mercado tras la advertencia de Moody's sobre una posible rebaja del rating de Portugal, se sumó ayer el mensaje lanzado por el FMI, que resaltó la necesidad de que España adopte medidas contra el déficit. En Europa, los principales indicadores también cerraron con descensos, aunque menos acusados que Madrid, salvo Grecia, que logró repuntar un 0,98%. Lisboa perdió un 2,37%, seguida de París (-2,20%), Londres (-1,52%) y Fráncfort (-0,84%).

El Íbex sólo terminó con dos valores en positivo, BME (+0,19%) y Gas Natural (+0,04%). Los mayores descensos correspondieron al sector de la construcción y a la banca, tras la publicación de un informe sobre Moody's que alerta del contagio de la crisis griega a la banca europea. Sacyr Vallehermoso se situó al frente de los descensos (-7,82%), seguida de Popular (-5,67%), Ferrovial (-5,42%), FCC (-5,39%), BBVA (-4,76%), Banco Santander (-4,59%), Bankinter (-4,35%) y Banesto (-3,94%). Repsol YPF, por su parte, cedió un 2,45%, Iberdrola, un 2,44% y Telefónica, un 2,33%.

En el mercado de divisas, el euro pierde posiciones frente al dólar y vuelve a marcar mínimos, al situar su cambio al cierre de la sesión en la cota del 1,2678 unidades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios