El parqué

Otra semana de recortes

LA leve tregua de la jornada de ayer no impidió que el Íbex 35 cerrara el cómputo semanal con una caída del 1,09%, hasta los 13.772,8 puntos.

Las principales magnitudes económicas avalan esta caída. El Gobierno ha revisado en ocho décimas la previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,3%, el mismo porcentaje en que crecerá la economía en 2009. El paro en el primer trimestre aumentó en casi un cuarto de millón de personas hasta alcanzar la tasa más alta en tres años; el petróleo continúa su particular escalada y el barril de Brent supera ya los 117 dólares; los precios de los alimentos siguen al alza y el Banco Central Europeo no da signos de que vaya a bajar los tipos de interés.

En medio de una cascada de resultados empresariales, el Íbex optó en los primeros compases de la semana por la recogida de beneficios y se apuntó a las ganancias a última hora, aunque no con la intensidad suficiente como para salvar la semana. Las constructoras se situaron a la cabeza. Ferrovial fue el mejor valor de la semana, con una revalorización del 8,41%, seguida de Acciona, que mejoró un 8,28%.

En el sector energético se impuso el rojo, con caídas del 0,19% para Repsol y del 3% para Iberdrola, a pesar de sus magníficos resultados trimestrales.

En el sector bancario, todos fueron pérdidas. Del 1,67% para Santander, el 0,96% para BBVA y de entre el 3,3% y el 1,2% para la mediana. Telefónica, que desmintió su presunto interés en KPN, cerró los cinco últimos días de cotización con una caída del 1,53%. Los más castigados fueron los títulos de Acerinox e Iberia, con caídas del 5,95% y el 5,43%, respectivamente.

En el continuo, Colonial fue suspendida de cotización a la espera de que anunciara los acuerdos, que se conocerían por la tarde, de su principal accionista, Luis Portillo, con diversas entidades financieras para cancelar deuda a cambio de títulos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios