La ciudad y los días

Carlos Colón

La sensatez según Aído

Bibiana Aído ha dicho -refiriéndose al anteproyecto de la ley del aborto- que espera encontrar el apoyo suficiente para hacer "una ley sensata, sin fundamentalismos". ¿Qué quiere decir para ella sensatez y fundamentalismo? Según la Academia, sensato es lo prudente, cuerdo y de buen juicio; y fundamentalismo es: a) Movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social; b) Creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia, surgida en Norteamérica en coincidencia con la Primera Guerra Mundial; c) Exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida.

¿Le parece sensato a la señora Aído, a su Gobierno y al partido que lo soporta que las adolescentes de 16 años puedan abortar sin consentimiento paterno porque, según ha dicho, no se comprende que a una menor de esa edad se le suponga madurez suficiente para "casarse o tener relaciones sexuales", pero no para abortar? ¿Le parece entonces sensato que las adolescentes tengan relaciones sexuales o se casen? ¿Hemos retrocedido, haciendo como que avanzamos, hasta esa precocidad sexual y matrimonial que era propia de las culturas primitivas y de los grupos sociales marginales y más desfavorecidos? Prácticas que la prudencia y el buen juicio desaconsejaban y, muy especialmente, los sectores más ilustrados o progresistas pretendían erradicar. ¿Le parece sensato que el aborto se iguale al matrimonio adolescente y a las relaciones sexuales precoces o que se use como un anticonceptivo?

¿Le parece sensato que las menores puedan tomar la decisión de abortar sin el consejo y la autorización de sus padres? Primero quitaron de en medio a los padres que los engendraron pero, por lo visto, nada tienen que decir sobre la posibilidad de desarrollo, vida y nacimiento de sus propios hijos. Ahora quitan de en medio a los padres que engendraron a la chica que aborta. ¿Conviene más esa soledad en la toma de una decisión tan grave a quienes están vendiendo el aborto, no como un mal a veces necesario que debe regularse, sino como un bien, una conquista del progreso y un derecho de la mujer? ¿Al dejar desvalido y sin derechos al no nacido y a su padre, al permitir que las menores aborten sin conocimiento ni consentimiento paterno, no se convierte el Estado a la vez en verdugo (de la criatura eliminada), secuestrador (del derecho del padre) y superfamilia (de la adolescente) que conoce y permite que las menores hagan lo que sus padres ignoran o no autorizarían? Quede para mañana lo del fundamentalismo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios