Los ciriales

José Joaquín / Gómez

Los sentimientos

ESTE año se han adelantado. Antes que otros años, y van cuatro, aparecieran en esta columna, el cartel de Juan Antonio Huguet Pretel ya nos anunciaba como un grito pegado a la pared que ¡ya están aquí los ciriales!

Y con esta exclamación vuelve a recorrer otra Cuaresma más por todo nuestro interior la fuerza de los sentimientos, en la que encuentra su cimentación la vida de nuestras hermandades.

Frente a la imprescindible devoción a nuestros titulares, nuestras cofradías encuentran su sustento en las relaciones humanas, en la relación de amistad que, cuando es auténtica, desemboca en el cariño afectuoso que se dispensan un grupo de hermanos. Sin esa relación, sin ese vínculo de amistad, no sería posible la existencia de nuestras corporaciones por mucha devoción que pudiéramos procesar a nuestras Imágenes.

Me surgen estos sentimientos cuando me dispongo a escribir el primer artículo de esta cuaresma con la vista puesta en otra Semana Santa de mi vida, la primera en la que notaré la ausencia y el cariño de mi amigo Engelberto.

Quizá por la particularidad de su nombre no hay que añadirle apellido alguno; nombre y apellido que continúan llevando su padre y uno de sus hijos, pero que no logran llenar la tristeza de su ausencia. Qué difícil es superar la muerte de un amigo y que duro para unos padres, para unos hijos y para una esposa.

El último Lunes Santo ya no pudo vestir su túnica nazarena, esa misma túnica que, avatares de la vida, llevaba puesta la última vez que entró en San Andrés y que el próximo 6 de abril, otra vez Lunes Santo, se cumplirá un año. Pero no olvidaré cómo aquella tarde siguió el paso por todo el costero derecho de las naves de la Catedral desde la Puerta de San Miguel hasta la de los Palos con la mirada clavada en nuestro Cristo y con Isabel tan cerca de él.

Dios nos lo dio, Dios nos lo quitó, bendito sea mil veces su santo nombre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios