Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

En series

LA llamada generación capicúa de Garci chasqueaba la lengua por haber llegado tarde a todo y ahora, cobijando la jubilación, ve derrumbarse las paredes de arena que formaron lo que creían un castillo firme. Mientras la audiencia devoraba Avatar, La 2 emitía Asignatura pendiente y el encuentro posterior Sacristán, Garci y Faltoyano. La actriz (pareja de Méndez-Leite) opinaba que el cine español no refleja de verdad nuestro tiempo como hicieron los coetáneos del oscarizado fumador ante los cambios del tardofranquismo. Tiene razón Fiorella. El cine español se da la espalda a sí mismo. Parece no encontrar respuestas sugestivas al ahora, historias de garra y empatía, para llevar a las butacas, a 7 euros la tacada, a la clase media, la misma que se rinde ante Avatar o cualquier superhéroe manoseado. Público que en castellano no halla realidades o fantasías en las que se reconozca o entusiasme. En esta crisis de ideas ya no sale bien ni el tradicional spot de la lotería navideña, convertido este año en un simple play back de ilustres voces con un decorado muy bonito, de velitas y reflejos dorados, mientras el público se pellizca, con caras de embeleso tontorrón, como los figurantes de las películas de Joselito. El único bien parado es el pueblo segoviano de Pedraza. Ni los cantantes salen favorecidos.

El realismo es una asignatura pendiente en la ficción televisiva española. Hay melodramas y comedias que se disfrazan de actualidad pero que apenas superan el costumbrismo complaciente. Canal +, por su banda, ha creado un documental de cuatro horas titulado España en serie. La historia de la ficción de nuestra tele no tiene calado para un América en prime time. Tuvimos producciones curiosas, como Curro Jiménez o Teresa de Jesús (de la premiada Josefina Molina) y empeños actuales de consideración como Cuéntame, Crematorio, Gran Reserva o, por decir una olvidada, Lobos, pero la tesis queda pretenciosa y en momentos exagerada. Lo más entrañable: el testimonio de un Pepe Sancho que no debimos perder.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios