La ciudad y los días

Carlos Colón

El síndrome de incompetencia

APORTACIONES sustanciales del socialismo andaluz a la cuota de género y a la política nacional. La secretaria de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Josefina Cruz, ha llamado "situación singular" a la retención y el corte de más de veinte horas de la autopista de peaje AP-66 que padecieron cientos de ciudadanos que, entre los días 14 y 15 de diciembre, se quedaron bloqueados en sus coches a causa de la nieve. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, se ha defendido de las acusaciones sobre el silencio oficial que ocultó (invisibilizó, silenció, disimuló, olvidó: utilícese la palabra que se quiera) el derrumbe en el túnel del AVE aludiendo, en tono entre jocoso y chulesco, a un accidente de metro que se saldó con 42 muertos. "Como estamos en Navidad -dijo-, voy a intentar ser un poquito light, y lo primero que se me viene a la cabeza es un sentimiento de ternura… Pobrecitos -añadió refiriéndose a la visita de Esperanza Aguirre y Camps a la zona del derrumbe-, si no pueden ir a sus obras, tendrán que ir a las mías. Después pensé que, por ejemplo, Camps ha tenido un accidente en el metro de Valencia del que todavía no se han investigado las causas".

Bromear con un accidente que tuvo 42 víctimas es una grave prueba de mal gusto. Mentir diciendo que no se han investigado las causas de ese accidente es una grave prueba de manipulación y mala fe. Porque la ministra sabe que hubo investigación, resolución judicial y recursos contra dicha resolución; y que al final el Gobierno valenciano fue eximido de responsabilidad al establecerse que la causa del accidente fue el exceso de velocidad y que, al haber fallecido el conductor, no había responsabilidades penales imputables.

Y ahí no quedó la cosa. Llamó "incidente normal" al derrumbe, estableciendo una imposible correlación entre lo que "sobreviene en el curso de un asunto y tiene con este algún enlace" (incidente) con lo "que sirve de norma o regla" y lo "que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano" (normal). No pueden existir, por ello, incidentes normales; salvo que se entienda que el derrumbe de un túnel responde a normas prefijadas de antemano en las obras. Es algo que puede suceder, y cuya posibilidad por ello se debe prever, pero desde luego no se trata de algo que sirva de regla o se ajuste a normas fijadas de antemano.

Estas cuestiones, que se suman a la antología de disparates, deslices y desplantes que acumula la actual ministra desde sus años en la Junta de Andalucía, son más que anécdotas. Síndrome de incompetencia les llamaría yo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios