A diestro y siniestro

José Aguilar

El 'sorpasso' lo dio Mariano

1LAS encuestas todas pronosticaron un solo cambio fundamental con respecto al 20-D: el sorpasso de Podemos Unidos al PSOE. Un solo presagio y un estruendoso fracaso. Va a resultar cierto: los españoles no dicen la verdad a los encuestadores. Quizás es que sí la decían todos los votantes de Podemos -el voto que mola-, pero la ocultaban muchos votantes del Partido Popular y muchos que en diciembre apostaron por Ciudadanos.

2El triunfo de Mariano. El auténtico sorpasso fue el de Mariano Rajoy. Se lo dio a sí mismo, a sus limitaciones y su falta de carisma, y se lo dio a Albert Rivera, que le había vetado expresamente, incluso aunque ganara las elecciones, con el argumento de la corrupción. Lo cierto es que la corrupción no le ha pasado factura a Rajoy. Una vez más. A Rivera sí le ha pasado factura su pacto anterior con el PSOE. El PP ha subido todo lo que ha bajado Ciudadanos.

3Gana el centroderecha. Los votos y los diputados de PP y Ciudadanos suman más que los votos y diputados de PSOE y Podemos Unidos. La derecha y el centro juntan una mayoría superior a la izquierda socialdemócrata, la populista y la comunista. Mariano Rajoy está más cerca de continuar en La Moncloa ahora que tras las elecciones de diciembre. Albert Rivera tendrá que acudir a las negociaciones con el PP con humildad y escasa capacidad de exigencia. Las urnas mandan y, al menos desde anoche, no necesitan demasiada interpretación.

4Alternativas de Gobierno. Son pocas. La más probable es también la más lógica: investidura de Rajoy, cabeza de la lista más votada, con coalición o acuerdo de legislatura con Ciudadanos y algunos grupos menores (PNV, canarios) que voten a favor o se abstengan en segunda instancia. La opción de izquierdas es ahora impensable. Por la hostilidad imparable entre PSOE y Podemos, porque han perdido las elecciones y porque si Pedro Sánchez quisiera pactar con Podemos sus compañeros del comité federal socialista no se lo consentirían.

5El futuro del PSOE. Sánchez ha salvado los muebles. Ha desmentido los augurios de quienes lo daban por finiquitado desde la noche pasada. Pero la victoria o la derrota en unas elecciones no se miden por las expectativas, sino por los resultados. Son irrefutables: en diciembre el PSOE tuvo los menores apoyos de la historia democrática y ayer los empeoró un poco más. Pedro ha superado el peligro de muerte súbita, pero la Secretaría General le durará hasta el congreso. Su liderazgo tiene los meses contados.

6Susana se queda fuera de juego. El PSOE andaluz le ganó a Podemos, pero también Sánchez derrotó a Iglesias. Y, sobre todo, Susana Díaz perdió las elecciones en la comunidad autónoma frente a Juanma Moreno. Así no puede ser aclamada para entrar en Madrid.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios