Las dos orillas

josé Joaquín / león /

La sorpresa sevillana

A Juan Ignacio Zoido le pasa como al coronel de Gabriel García Márquez: no tiene quien le escriba. Antes sí le escribían mucho. Sobre todo desde que Carlos Navarro Antolín publicó su biografía. Recuerdo aquel acto multitudinario, al que acudió toda Sevilla y parte del extranjero, pues eran días en los que se rendía pleitesía al futuro alcalde, según se veía venir. Después vino lo de los 20 concejales, que los consiguió gracias al señor D'Hondt, porque le salieron bien las sumas y los restos. Pero la mayoría absoluta que obtuvo Zoido para el PP no fue por casualidad, sino porque se la curró bastante. Sevilla, barrio a barrio.

Cuatro años después, pasó lo que pasó en las elecciones municipales de 2015. A partir de ahí, Zoido ya no tenía quien le escribiera. Me refiero a cosas bonitas. Se le escribía para recordarle que había sido un fracaso morrocotudo pasar de los 20 concejales de ensueño a los 12 que le quedaron. Se le reprochó que perdió la Alcaldía para las fuerzas tradicionales, olvidando que había sido el más votado, a pesar de los pesares, y que si la perdió fue por el pacto del PSOE con Participa Sevilla (que es de lo peorcito de Podemos) y con IU.

Empezaron los días de gloria de Juan Espadas, que se comportó como si fuera uno más del centro. Cumplió a rajatabla la fórmula perfecta del ojanismo local: "Decir a cada uno lo que quiere escuchar". Y hacer lo que debía hacer, que era más o menos lo mismo que hacía Zoido, tampoco grandes cosas, ni grandes invenciones al modo de Alfredo, ni casas tiradas por la ventana. Por lo demás, la Semana Santa le salió perfecta: sin carreritas y con muchas vallas. La Semana Santa parece que era eso.

El pasado domingo hubo elecciones, segunda parte. Resultó que la lista del PP, encabezada por Zoido, cosechó en la capital sevillana 9.326 votos más (con un aumento del 3,68%), mientras la del PSOE ha perdido 1.823 votos (aunque en porcentaje mejora un 0,7%). Unidos Podemos se ha dado un castañazo de padre y muy señor mío, con 20.019 votos menos, si se suman los resultados de Podemos y de IU. El PP le ha rascado votos en Sevilla a Ciudadanos, pero también al PSOE y a Unidos Podemos. Extrapolado a unas municipales, significaría que el duelo por la Alcaldía se resolvería en la tanda de penaltis. Además de eso, en la provincia el PP se ha acercado al PSOE y empató: 4-4.

Puede ser que Zoido no estuviera tan perdido como le suponían.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios