Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Los sótanos ya están hirviendo

A falta de concretar la parte alta de la tabla, sólo faltó un triunfo soriano para un terremoto en la zona baja

TRES partidos para el final y la mayoría anda con los deberes a punto de rematar mientras que otros no se deciden a iniciarlos. Cuestión de posturas, pero a sólo tres jornadas del final sólo se sabe que el Barça será campeón, que el Madrid acabará como subcampeón y que tendría que ocurrir un cataclismo para que el Sevilla se quede sin esa plaza tercera convertida en este curso como un premio mayor, no como una pedrea. El sábado hacía un alarde de fuerza mental para remontarle al Mallorca y un triunfo el próximo sábado en Pamplona le pondría muy cerca de lograr en propiedad esa plaza a la que oposita con tantos argumentos.

Aparcó el vasco Llorente el alirón del Barça y aguarda otro Llorente, riojano y de Athletic Club, en Valencia para amargarle otro alirón más. Pero siguiendo con la Liga, el gran avispero está en la lucha por sobrevivir. Sólo faltó en la jornada que Aranda hubiese materializado su vaselina de Zorrilla para que la zona baja registrase un movimiento rayano con lo telúrico, un auténtico seísmo que hubiese puesto las sales por las nubes y con overbooking de aspirantes a supervivientes. Hasta ocho equipos siguen amenazados por el gran drama y entre ellos está uno con vocación de suicida que atiende por Betis y que respiró el domingo tras un sábado funesto.

Muy bueno el domingo para el equipo de Nogués, para ese equipo que hacía el ridículo veinticuatro horas antes en San Mamés. Ridícula manera la de caer ante el segundo equipo de Athletic Club, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel del primero. Derrota ominosa, la salvación que se sigue dejando para otro día y con la incógnita de si ese día llegará alguna vez. Un mes ya que se lleva diciendo que sólo falta una victoria para la salvación y ahora, cuando sólo estamos a tres fechas del final, se cae en la cuenta de que quizá no sea suficiente. En fin, las cosas del Betis, de este Betis camino de no se sabe dónde y que, por las trazas, no es a ningún sitio bueno.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios