crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

El sueño del mar

SIEMPRE sentí una sana envidia de ellos: de los jubilados alemanes. Cuando los acelerados turistas dejaban limpias las playas de Cádiz, llegaban ellos, junto con los alcatraces que volaban desde el norte hacia el Estrecho. Una pareja rubia como la arena salió de su autocaravana aparcada junto a unas dunas de Zahara. Instalaron sus dos sillas y una mesa, y en un árbol achaparrado colgaron una jaula con un canario. La felicidad. Ése era nuestro sueño europeo. Al secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, y al gobernador del Banco de España, Luis María Linde, se les ha escapado esta semana: con una inflación del 3,5%, será difícil revalorizar las pensiones al finalizar este año. Cuando comience 2013, se subirán además un 1% y, para ello, deberán tirar del fondo de reserva, que es donde se guardan nuestros sueños europeos. Si también hay que revalorizarlas con el dato de la inflación de noviembre, o volverán a echar mano de la hucha o el Gobierno tendrá que acudir a un crédito extraordinario. No hay país que aguante esta paradoja de la austeridad: una obsesión por el déficit que crea más paro, que a su vez genera menos cotizantes y, por tanto, más déficit. Y Linde asegura que el objetivo para este año peligra: uno más que se une al club de los escépticos, pero su solución es replantearse ya nuestro sistema de pensiones. El sueño.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios