Puerta de los palos El Fiscal

El sufrido apoderado

NO está teniendo ni cuarto y mitad de la cuota de vanidad que proporcionan las fotos de rigor en las mil y una visitas del pregonero a las hermandades y otros foros. Está trabajando de lo lindo para administrar una auténtica avalancha de peticiones de entrada y para negociar jurídicamente los derechos de publicación de la obra. El teléfono no para de sonarle pidiendo hueco hasta en el gallinero. Menuda cuaresma está pasando Moeckel. Un auténtico apoderado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios