Crónica personal

Pilar / cernuda /

En el taller

DE nuevo ha pasado por el taller, según tu terminología. El doctor Cabanelas le ha colocado una nueva prótesis de cadera, y el objetivo ahora del Rey es presidir el 6 de enero a la Pascua Militar, y a partir de ahí retomar su agenda con normalidad.

Ha sufrido cuatro intervenciones en el último año, lo que desespera a cualquiera, y más aún cuando se encuentra con serios problemas personales, un yerno imputado, una hija en el centro de la polémica por su posible imputación, una Princesa de Asturias cuestionada por su actitud excesivamente independiente y a menudo nada institucional, y tensiones en su propio matrimonio. Todo ello sumado a su infección de la cadera, con fuertes dolores que le han hecho pasar momentos amargos.

El rey Juan Carlos, sin embargo, no es de lo que se amilanan ante las dificultades, como ocurre también con el Príncipe. En esta ocasión además los otros miembros de la Familia Real han reaccionado ante el evidente descontento generalizado, al que han contribuido de forma significativa algunos medios informativos y personajes públicos que han echado aún más leña al fuego con informaciones y reportajes que no siempre se correspondían con la realidad o, cuando menos, no presentaban una imagen equilibrada del Rey, recogiendo sólo los aspectos negativos de su trayectoria institucional y personal.

Don Juan Carlos se crece ante la adversidad, y lo veremos en cuanto le den el alta hospitalaria. Es consciente además de que su imagen ha caído y ha tomado iniciativas importantes para tratar de enmendar los errores cometidos y recuperar el prestigio que le ha acompañado durante décadas. En estas semanas de semirreposo ha realizado sus habituales tareas incluidas las de intermediación política, y todo apunta a que ha tomado también alguna decisión de tipo familiar que era ya indispensable. Afortunadamente cuenta con el apoyo sin fisuras del príncipe Felipe, con un sentido institucional que antepone a cualquier otra responsabilidad incluidas las personales, y con una reina Sofía que, desde siempre, ha tenido como prioridad trabajar por y para la Corona, además de trabajar también por una cohesión familiar que durante los dos últimos años ha sufrido embates muy serios.

Tras la implantación de la nueva prótesis, que se espera sea definitiva, el Rey está decidido a recuperar el terreno perdido, bajo ningún concepto piensa poner en riesgo la continuidad de la monarquía. ¿Abdicar? Ni se le pasa por la cabeza.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios