La ventana

Luis Carlos Peris

Una tarde para quemar energías

ESA alcantarilla que conforman las redes sociales se ha convertido en el aditivo ideal para que elguiso sepa más de lo que sabía. Antaño, el segundo sábado de noviembre era esperado por el capilliteo sevillano como un día grande que llegaba precedido de un sinfín de vísperas. Es la tarde en que se designa al pregonero de nuestra Semana Santa, a ese privilegiado que en el mediodía del Domingo de Pasión se pone ante el atril del Maestranza como antes se ponían en el del San Fernando y en el del Lope de Vega. Día de apuestas en el que rara fue la vez que se cumplieron los pronósticos.Y en este sábado lleno de intrigas más o menos palaciegas, el guiso llegaba adobado por los comentarios en Twitter, Facebook, demás parientes y afectos. Y cómo ardían las redes antes y, sobre todo, cuando se supo que el pregonero era o no amigo. Qué de energías dilapidadas, Señor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios