Pantalla táctil

Helena Arriaza

La televisión no es para el verano

INTERECONOMÍA ha criticado a El Gran Wyoming por tener dos meses de vacaciones. De ahí mi reflexión. Todo el mundo tiene derecho a disfrutar de semanas de descanso en época estival. Lo de cargar contra el presentador por este tema es injusto. Pero lo cierto es que durante el verano la oferta televisiva es horrible. Sobre todo para los que hasta septiembre no disfrutaremos de viajes, playa, bares y despertares tardíos y queremos seguir disfrutando de la tele en la rutina habitual. En julio y agosto los días se hacen más cuesta arriba y la configuración de la parrilla por parte de las cadenas no ayuda nada a sobrellevarlo. Sobre todo por las noches, cuando los programas y series habituales que hacen desconectar del ajetreo del día a día desaparecen hasta la vuelta al cole. Hay que conformarse con una programación que deja mucho que desear. Al menos ayuda a conciliar el sueño del aburrimiento que provoca. El pasado miércoles Telecinco estrenó ¡Vaya fauna!, sustituto de La Voz. Christian Gálvez siempre es éxito pero, ¿es necesario llevar las mascotas a un plató para que hagan tonterías? Por no hablar de tener que escuchar a los Gemeliers. Las series Homeland y Tyrant son otras de las apuestas de Mediaset. Qué manía de programar ficciones extranjeras y dejar a un lado lo de casa. Me declaro fiel defensora de los realities pero mal futuro le auguro a Un billete para la isla, que próximamente presentarán Jordi González y Lara Álvarez siguiendo la estela de Supervivientes. Parece que no tienen suficiente con el fracaso que supuso el año pasado Campamento de verano. Chabacanería pura. En Atresmedia también se lucen. Más series americanas. The Flash, Forever o Transporter son algunas de las que emitirá Antena 3, dejándonos sin Vis a Vis o Allí abajo. El aluvión de películas malas tanto en esta cadena como en La Sexta también va a provocar indigestiones. Al menos así aumentarán las ganas de que vuelvan Salvados y El Objetivo. En La 1 la parrilla viene bastante chamuscada. Esta noche se estrena Insuperables, presentado por Carolina Cerezuela. Un talent al estilo Tú si que vales. Más de lo mismo. Cansino. Aunque con la pública ocurre algo diferente. No se va a echar de menos casi nada de lo que emiten durante el resto del año.

Los programas que se mantienen en antena tampoco son lo mismo. Los presentadores habituales son sustituidos por otros que pese a que hagan su trabajo de forma correcta, la esencia del programa ya no es la misma. Sandra Barneda en lugar de Ana Rosa, dosis ampliada de Paz Padilla en vez de Jorge Javier Vázquez o Jota Abril haciendo de Mariló Montero. Hasta se echan de menos las meteduras de pata de la presentadora de La mañana de La 1. Los informativos de todas las cadenas también son un vaivén de presentadores que dan noticias de lo más absurdas. Verano, calor, hidratación, gasolineras y vacaciones. Y Grecia. De ahí no pasan. Así las ganas por que llegue septiembre no solo son por las vacaciones. También por la vuelta a la rutina de la pantalla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios