el medio centro

Carlos Izquierdo /

Fue tenis, pero pareció boxeo

Viendo a Nadal frente a Djokovic, uno se imaginaba los combates entre Mohamed Alí ante Foreman o Frazier

FUE tenis, pero pareció boxeo. Las casi seis horas que Djokovic y Nadal estuvieron sobre la dura pista del Rod Laver Arena de Melbourne trascendieron el mundo del tenis para instalarse en el olimpo histórico del deporte. La final más larga jamás jugada en un Grand Slam, una batalla que será recordada con el tiempo y se consignará con el paso de los años como uno de los mejores partidos de la historia del tenis.

Aun cuando la final de Wimbledon de 2008 entre Roger Federer y Rafa Nadal fue más larga en cuanto a horas debido a las interrupciones por la lluvia y el crepúsculo londinense ofreciera al mundo imágenes más estéticas para el recuerdo, será la de Melbourne Park de ayer la que quede en los libros como la mejor final jamás jugada en la historia. Lo tuvo todo: excelso juego, alternativas en el marcador, puntos agónicos, juegos eternos… En el quinto set, después de que lo que iba a ser desayuno -todo lo más aperitivo- se convirtiera en comida y café de sobremesa, mientras Novak Djokovic y Rafa Nadal se cruzaban pelotazos inverosímiles uno creía estar viendo a Mohamed Alí y a George Foreman intercambiándose golpes en Kinshasa. Al propio Alí retando a Joe Frazier a todo o nada sobre la lona de un ring de Manila. Cada derecha de Djokovic era un directo de Alí, cada banana de Nadal un gancho de izquierda de Frazier. Golpe va, golpe viene hasta que uno cayera, hasta que uno se cansara y no pudiera más. Como en Zaire, como en Filipinas, en Melbourne sólo uno levantó los brazos, pero los dos se instalaron en los libros de historia del deporte. "Nunca hubiera sido lo que soy sin él y él no hubiera sido lo que es sin mí", dijo Alí sobre Frazier tras La batalla de Manila. En Melbourne, ayer domingo, casi 37 años después de aquellos inolvidables 14 asaltos, hubo tenis, pero pareció boxeo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios