Cuchillo sin filo

Francisco Correal

Y al tercer libro resucitó

MIL cuatrocientas cincuenta y nueve páginas pasan en la trilogía Tu rostro mañana para que el protagonista de este grandioso empeño literario de Javier Marías se plantee la conveniencia de hacerse con un teléfono móvil, artilugio del que carece el inquilino del edificio sin nombre que se dedica a interpretar personas, traducir vidas y anticipar historias. Carece de móvil en el primer volumen, el titulado Fiebre y lanza; en el segundo, Baile y sueño, y transcurridas 574 páginas de la tercera y última entrega, Veneno y sombra y adiós, estudia esa posibilidad.

Hace doce años, mi ex jefe y sin embargo amigo Román Orozco me encargó un reportaje sobre el uso del teléfono móvil por parte de los viajeros del tren de Alta Velocidad. Saqué los billetes de ida y vuelta a Madrid y en la librería de ferrocarriles de Santa Justa compré un libro de bolsillo titulado Mañana en la batalla piensa en mí. Cuando llegué a Atocha, caí en la cuenta de que no había tomado una sola nota relacionada con mi cometido. Fui abducido por la lectura de quien hasta entonces yo conocía como articulista, ahijado de Juan Benet e hijo de Julián Marías.

En mi particular página 1.459 del viaje de vuelta me apliqué en la tarea de anotar las tonterías que la gente que va en el AVE suele decir por el móvil. Que hagan académico al escritor al que estás leyendo es como cuando premian con el Oscar la película que viste el último fin de semana. En los tres volúmenes del madridista Marías hay referencias al Chelsea, el eterno rival del Arsenal de Nick Hornby. En Baile y sueño describe una farra de aficionados en vísperas de un Chelsea-Liverpool, una especie de ejercicio práctico para anticipar historias como esta semifinal de la Copa de Europa que acabamos de vivir.

María de Marías, su abuela, era andaluza. Como las aceitunas y el vino de Jerez con el que Peter Wheeler, su mentor en el oficio de rostrear el mañana, le pone rúbrica y aperitivo a sus tremendas confidencias sobre la Segunda Guerra Mundial. En el centenario de Ian Fleming, el padre del 007 nacido el 008, los lectores saben que el creador de James Bond estuvo de misión secreta en España, acompañando a los duques de Windsor de Madrid a Lisboa para coger un barco a las Bahamas.

Uno de los personajes del tercer volumen de Tu rostro mañana es Francisco Rico, el académico de la Lengua que respondió a su discurso de ingreso. Ocupará el sillón de Lázaro Carreter, al que en lógica bíblica resucita con el dardo en la palabra en el tronío académico de Julián Marías, que le dio la vida como padre y ahora se la presta como personaje en ésta que él ha llamado falsa novela de espías.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios