La ventana

Luis Carlos Peris

En tiempo de tribulación, que no se mueva un varal

JUSTIFICAR la soldada parece el motivo principal para lo que el alcaide del Alcázar pretende en el Patio de Banderas en particular y, si lo dejan, en Santa Cruz en general. Su explicación para poner patas arriba la parte de Sevilla más requerida por la fuente mayor de ingresos que tiene la ciudad, el turismo, parece sacada de un discurso de Pepe Solís o de un editorial del Arriba. "Este plan especial es de protección al monumento y su entorno y no plantea como objetivo la alteración del Patio de Banderas sino que justifica y reivindica sus valores patrimoniales". En resumen, la gallina. Andan los vecinos y los que no son vecinos geográficos con las carnes abiertas con lo que dicho alcaide tenga a bien. Decía Ignacio de Loyola que en tiempo de tribulación no procedían las mudanzas y no cabe duda que el tiempo que corre viene al pelo para la conseja de no mover un solo mueble. Sólo falta que espantemos a los guiris...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios