Hoja de ruta

Ignacio Martínez

De titán a Titanic

EL PSOE ha sido desde 1982 el titán de la política andaluza. El partido más organizado, con una fuerza excepcional. Y una palanca de poder gigantesca. Tanta, que el PP le ha mirado siempre de reojo con admiración. Pero todas estas fortalezas parecen nubladas por una triple crisis: la económica, la de confianza en su líder nacional y la del agotamiento de sus fórmulas de gobierno regionales, después de casi 30 años de ejercicio ininterrumpido del poder. La encuesta de Cepes de ayer es una foto de la situación en Andalucía. En intención directa de voto, los populares aventajan a los socialistas claramente. Y en estimación, están delante por poco. Pero esto ya no es noticia. Aunque sí lo es que la organización y la fuerza del titán andaluz se agoten.

La encuesta de la Confederación de Entidades para la Economía Social tiene más de cien folios. Una enciclopedia que cruza lugares por su número de habitantes, nivel de ingresos, género, edad o formación y que ofrece un panorama poco halagüeño para el Gobierno andaluz. La gente cree que la sanidad ha mejorado bastante, pero la educación ha empeorado mucho y el empleo es una catástrofe. Resalta un dato: dos de cada tres andaluces piensan que el PP lo haría igual o mejor que el PSOE al frente de la Junta. Ese porcentaje es aún mayor en cinco de las ocho provincias: Cádiz, Córdoba, Málaga, Almería y Granada: toda la costa menos Huelva, más Córdoba. Los encuestados sin estudios piensan de manera rotunda que el PP lo haría peor, mientras que los titulados universitarios opinan lo contrario con énfasis.

Otro déjà vu es la valoración personal de los líderes. Griñán (4,98) saca mejor nota que Arenas (4,46). Aunque el ex vicepresidente del Gobierno de Aznar es mucho más conocido que su rival. Pilar González (4,41) del PA y Diego Valderas (4,1) completan el cuadro. Esta valoración general se reafirma entre sus correligionarios: Los votantes del PSOE valoran más a Griñán (6,85), que los del PP a Arenas (6,15). Los mayores de 65 años son los que mejor nota le dan a Griñán, mientras Arenas consigue mejor aprecio que el presidente en el tramo de edad entre 25 y 44 años.

El lado más preocupante de la foto es que una mayoría de los ciudadanos encuestados se muestra poco o nada interesada en la política andaluza. El porcentaje de escépticos es mucho mayor entre los votantes socialistas que entre los populares. Y todos consideran que los políticos son muy poco cercanos. La crisis ha deteriorado a ambos partidos, pero mucho más al socialista, hasta el punto de que el PP saca mejor nota que hace un año, mientras el PSOE continúa una marcha descendente. Tanta, que corre un riesgo cierto: de titán a Titanic, no hay más que dos letras.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios