La ventana

Luis Carlos Peris

Del toreo como un bello arte

SENTENCIABA uno de mis filósofos de cabecera que si prescindimos de la literatura, el toreo es la muerte de un animal a pinchazos. Yo le decía que tenía razón, pero que a la literatura había que añadirle varias cosas más y que el arte estaba en lugar prioritario en ese orden de prioridades. Crear belleza es lo que le da al toreo un argumento para rebatir el posible sufrimiento del animal y la presencia indiscutible de la sangre. Y para el Día de Andalucía ha programado el ingenioso Paco Dorado un festejo que puede acarrear una catarata de arte. Será un mano entre Pepe Luis y Morante, entre el que tuvo la posibilidad de ocupar el trono de Romero y el que ahora más se acerca a aquella devoción por la que matrimoniaba una ciudad con un torero. Un cartel éste que monta Dorado en el centro geográfico de Andalucía para soñar, para creer que el toreo es un bello arte y no un espectáculo ominoso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios