La ventana

De / Luis / Carlos / Peris

De torero a académico, pero no degenerando

RECONOCIMIENTO tras reconocimiento, la figura de Curro Romero no sólo no languidece con el cese de su actividad torera, sino que se agranda al mismo ritmo que se agiganta su leyenda de torero irrepetible y único. Lo último es el nombramiento de académico de honor de Bellas Artes, lo que le viene mejor al toreo que a nadie, ni siquiera que a él mismo. En este tiempo tan convulso para la Fiesta, que un torero, retirado pero torero siempre, entre en la Academia es una gloria para arte tan maltratado, perseguido y hostigado. Símbolo eximio del toreo como arte, pasan los años y se multiplica su leyenda cualitativa y cuantitativamente. Y es que así que va pasando el tiempo, aquellas cinco verónicas hasta la boca de riego ya han llegado a la docena y los naturales no eran tres y el de pecho sino diez o doce. Misterio de un hombre tocado por la varita del arte, tanto que ya es académico y sin que haya sido degenerando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios