hoja de ruta

Ignacio Martínez

La tristeza del régimen

FÁTIMA Báñez es insustituible en el Gobierno. Nadie es capaz de dar con cara más triste una mala noticia. Hasta tal punto que dan ganas de consolarla a ella, en vez de a los damnificados. Un servidor ha llegado a la conclusión de que Báñez es la tristeza del régimen. Está puesta ahí para poner cara de pena y generar la conmoción necesaria para que nadie reclame, por ejemplo, que el presidente del Gobierno en persona debiera explicar tras el Consejo de Ministros del viernes por qué rompía la última de sus promesas: lo último que tocaré serán las pensiones, había repetido. Bueno, pues estamos en lo último. Y como siempre que hay malas noticias, Báñez sale al rescate, y habla a la prensa al lado de la vicepresidenta. Santamaría se adorna en alguna explicación de fondo, pero el pésame a los afectados lo da Báñez, con su gesto triste insuperable, ya sea el abaratamiento del despido, ya sea el abaratamiento de las pensiones.

En tiempos pasados, tanto en la dictadura como en la democracia, solía haber un andaluz como sonrisa del régimen. Del egabrense José Solís a la malagueña Celia Villalobos un andaluz o andaluza dicharacheros siempre le han dado juego al Gobierno. Aquello podía molestar, por el estereotipo del andaluz grasioso y los patinazos de alguno o alguna. Pero es que ahora es peor. Los dos ministros que tienen el récord nacional de disgustos, el de las subidas de impuestos y recortes presupuestarios y la de la reforma laboral y recortes en las pensiones son el jiennense diputado por Sevilla Montoro y la onubense Báñez. En fin, no se sabe qué es peor.

El último incumplimiento de Rajoy es la bajaba real de las pensiones en capacidad de compra. La vida va a subir este año un 3%, pero las pensiones sólo aumentarán el año próximo un 2% para los seis millones y medio de beneficiarios que cobran menos de mil euros al mes y un punto para los dos millones largos que reciben más de mil euros. Báñez, que ya va teniendo estilo propio, empezó sus condolencias anticipando su compromiso hoy y mañana con los pensionistas, pidiéndoles tranquilidad y ofreciendo garantías. Y luego contó las rebajas. Hay algo peor que el paro con dolor y las mentiras de los políticos. La tristeza.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios